Artículo / 11 Abr, 2017
TEC 2017: Los múltiples beneficios de la eficiencia energética en las industrias

Promover la eficiencia energética industrial es clave en la lucha contra el cambio climático, pero además aporta otros beneficios añadidos. Esa fue una de las conclusiones que se desprendieron del diálogo sobre eficiencia energética industrial organizado por el Comité Ejecutivo de Tecnología de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), durante su decimocuarta reunión en Bonn, Alemania.

En este diálogo, expertos de todo el mundo conversaron sobre cómo aumentar y potenciar la eficiencia energética industrial en países en vías de desarrollo.

Benoit Lebot, de la Asociación Internacional para la Cooperación en Eficiencia Energética (IPEEC), destacó que una gran parte de la “reducción potencial [de consumo de energía] viene de la eficiencia energética”. Según un estudio reciente de la Agencia Internacional de Energía (IEA), la eficiencia energética tiene el mismo potencial de reducción de gases de efecto invernadero que las energías renovables.

“Lo bueno de la eficiencia energética es que conlleva muchos beneficios. El primero es el hecho de pagar facturas más baratas y el hecho de que la eficiencia energética es en gran medida rentable: si inviertes 1, lo recuperas en dos o tres años, y si la inversión se prolonga 15 años, ganas dinero”, explicó Lebot.

Pero la lista de beneficios de la eficiencia energética es larga. Eric Masanet, de la Agencia Internacional de la Energía, aseguró que la mejora de la eficiencia energética reporta múltiples resultados a lo largo de la cadena de valor industrial, llevando a una mejora de la competitividad, una producción más rentable y una reducción de los costes operativos y de mantenimiento. Además, también puede reducir los costes de cumplimiento ambiental y mejorar el ambiente de trabajo de los empleados.

 

 

En esta línea, Mikael Henzler, de Adelphi Consult, destacó que la eficiencia energética en las industrias es esencial para cumplir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Henzler advirtió de que al menos 8 de los 17 ODS se pueden apoyar con el aumento de la eficiencia energética industrial y la sustitución de materiales más eficientes.

Durante el diálogo temático, también se presentaron soluciones prácticas implementadas en países como China, Japón, Sudáfrica y regiones de Europa del Este y Asia Central, como ejemplos que pueden ser replicados y ampliados. Se puede encontrar más información sobre este diálogo aquí:

  • En Japón, la industria siderúrgica se ha convertido en uno de los sectores industriales más energéticamente eficientes del país. Esta industria lo ha conseguido implementando medidas de ahorro energético y mejorando la productividad. También se sometió a una transformación para convertirse en un proveedor atractivo para los productores de Japón, ofreciendo “productos ecológicos” que han permitido a sus clientes mejorar su rendimiento ambiental. Por ejemplo, empezó a producir acero de alto rendimiento que permitía a las compañías automovilísticas reducir su consumo de combustible. También empezó a producir acero eléctrico de alta graduación para las infraestructuras energéticas, con el objetivo de mejorar la eficiencia energética de las líneas de transmisión.
  • En Sudáfrica, el gobierno implementó un proyecto que ha motivados a grandes, medianas y pequeñas empresas a aumentar su eficiencia energética industrial, a través de incentivos fiscales. En ese país, el sector industrial consume una gran cantidad de energía, pero carecía de capacidad para llevar a cabo medidas de eficiencia energética. A través de este proyecto, el gobierno formó a 3.200 ingenieros y directores como auditores de eficiencia energética, desarrollando así la capacidad local para poder realizar esa tarea.

 

El diálogo temático tuvo lugar durante la última reunión del Comité Ejecutivo de Tecnología en Bonn, Alemania.

En esta línea, Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM) confirmó su apoyo a la aceleradora de eficiencia industrial Energy for All, promovida por la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (UNIDO) y Carbon Trust. “La eficiencia energética industrial es una inversión de la que no te puedes arrepentir”, dijo el director ejecutivo y presidente del FMAM, Naoko Ishiii. “Ayuda a los países a cumplir con sus objetivos de desarrollo sostenible, crear empleo y aumentar su seguridad económica. Estamos encantados de trabajar con UNIDO, Carbon Trust y muchos socios del sector privado para acelerar la adopción de sistemas de gestión de la energía en industrias clave”, añadió.

El diálogo temático sobre eficiencia energética industrial fue parte de la decimocuarta reunión del Comité Ejecutivo de Tecnología (TEC), que se celebró del 28 al 31 de marzo en la sede de la CMNUCC en Bonn, para hacer un balance de su trabajo en diferentes ámbitos de la política tecnológica.

En concreto, el TEC trabajó en: tecnologías de adaptación, financiación de tecnología climática, cuestiones emergentes e intersectoriales, innovación, tecnologías de mitigación, cooperación sur-sur en tecnologías climáticas y evaluación de necesidades tecnológicas.

Por otra parte, el TEC identificó la manera de guiar su trabajo para asegurar que responde a las necesidades de los países y que pueda proporcionar a la COP 23 recomendaciones de impacto en las políticas.

Crédito de la fotografía: Gary McGovern/Unsplash