Informe / 25 Ene, 2018
La ONU afirma que se necesitan esfuerzos sin precedentes para afrontar riesgos climáticos y de desastres

Para poder enfrentar los desafíos combinados del aumento de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero, los desastres relacionados con el clima y el logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, es necesario un nivel de coordinación diferente.

Un informe de la ONU ha llegado a esta conclusión tras resumir los puntos de vista de los expertos que se reunieron en Bonn, Alemania, para analizar cómo los países pueden adaptarse mejor a los impactos inevitables del cambio climático.

Los ejemplos que se discutieron en la reunión variaron desde la reducción de la necesidad de construir muros de contención a través de una mejor gestión costera, hasta abordar las amenazas a las economías contra el cambio climático mediante el refuerzo de la resiliencia en el sector turístico local.

El informe explica por qué un enfoque integrado para la adaptación al cambio climático, la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible de la ONU, y el Marco de Sendai para la Reducción del Riesgo de Desastres es fundamental para desarrollar la resiliencia de las comunidades que están a la vanguardia del cambio climático y los riesgos de desastres naturales.

Los expertos estuvieron de acuerdo en que la acción temprana e integrada que vincula estos marcos da como resultado una forma bien coordinada que ayuda a utilizar recursos limitados de manera eficiente, al proteger las vidas y medios de subsistencia de las comunidades más vulnerables.

Enhancing resilience

La resiliencia y los ecosistemas desempeñan un papel fundamental en cada una de las tres agendas globales, por lo que la adopción de enfoques basados en estos temas es crucial para el desarrollo sostenible.

En Bonn se presentaron las buenas prácticas

Un buen ejemplo de México, presentado en la reunión, muestra cómo un enfoque ecosistémico está permitiendo que los humedales costeros del Golfo de México, muy vulnerables al cambio climático, mejoren su capacidad de adaptación y resiliencia, reduzcan el riesgo de desastres y mejoren el saneamiento.

Como parte de un proyecto financiado por la asociación Global Environmental Facility (Fondo para el Medio Ambiente Mundial), en estos humedales se ha introducido la reforestación de manglares y la vegetación ribereña para proteger la biodiversidad. Además, se ha instalado un sistema de recolección de agua de lluvia con una parte que la purifica para ayudar a aquellas personas que sufren de recursos hídricos limitados.

Otro ejemplo en la región del Caribe puso de relieve cómo la integración del cambio climático en la gestión del riesgo de desastres está creando resiliencia en el sector turístico local. Como parte de sus esfuerzos para responder a los impactos climáticos, la Agencia de Manejo de Emergencias y Desastres en el Caribe (CDEMA) está trabajando para diversificar el sector turístico, centrándose en el turismo comunitario en detrimento del turismo costero, cuya infraestructura se ve amenazada por el cambio climático.

Además de tener en cuenta la amenaza a la infraestructura costera, esta diversificación también tiene como objetivo crear un entorno más seguro y más limpio, que aborde las cuestiones de igualdad y el bienestar de la comunidad.

Otros países están explorando los vínculos dentro de estas tres agendas globales, tras reconocer la interconexión entre el clima y los desafíos relacionados con los desastres. Nepal, por ejemplo, hace referencia a los Objetivos de Desarrollo Sostenibles (ODS) en sus planes nacionales de adaptación, con el fin de abordar los impactos de la pobreza y el cambio climático a la vez que se alcanzan dichos objetivos.

Otro ejemplo es Indonesia. El país está teniendo en cuenta los ODS mientras prepara su plan nacional de acción por el clima (o las contribuciones determinadas a nivel nacional, NDCs por sus siglas en inglés).

Resilience and ecosystems key to global agendas

El informe también señala los desafíos que implica la adopción de medidas integradas para responder al clima y al riesgo de desastres, incluida la falta de datos climáticos y socioeconómicos, la capacidad institucional inadecuada en algunos países y la falta de apoyo financiero y técnico.

Sin embargo, los expertos estuvieron de acuerdo en que se están logrando avances significativos para superar estos desafíos, incluida una mejor coordinación entre los diversos actores que participan en el proceso de planificación.

El documento arroja luz sobre el papel del proceso de Planificación Nacional de Adaptación, que puede apoyar el desarrollo e implementación de enfoques integrados para la adaptación, el desarrollo sostenible y la reducción del riesgo de desastres.

El Comité de Adaptación de ONU Cambio Climático convocó a responsables de la elaboración de políticas, organizaciones de la sociedad civil, científicos, representantes del sector privado y a otras partes interesadas a una segunda reunión anual de expertos técnicos sobre adaptación los pasados 16 y 17 de mayo de 2017. La reunión tuvo lugar conjuntamente con el 46º período de sesiones de los órganos subsidiarios.

La reunión de expertos técnicos de este año, que tendrá lugar en Bonn el próximo mes de mayo, analizará la planificación de la adaptación para grupos, comunidades y ecosistemas vulnerables.

Haga clic aquí para descargar el informe completo (en inglés).