Comunicado ONU Cambio Climático / 09 Nov, 2017
Hay que aumentar rápidamente las inversiones para la acción climática en la agricultura

Bonn, Alemania, 10 de noviembre de 2017. Una mayor y más rápida inversión en la acción climática agrícola, así como el apoyo a los medios de vida sostenibles de pequeños agricultores desbloquearía un mayor potencial para frenar las emisiones y proteger a las personas contra el cambio climático, afirmaron expertos y líderes del sector durante la conferencia de las Naciones Unidas sobre el clima (COP23) en Bonn.

“La agricultura es un factor fundamental para la sostenibilidad de las áreas rurales, la responsabilidad para la seguridad alimentaria y su potencial para ofrecer soluciones para el cambio climático es enorme”, afirmó Christian Schmidt, Ministro Federal de Alimentación y Agricultura de Alemania, durante la sesión de apertura.

El llamamiento a destinar muchos más recursos al sector agrícola como estrategia clave para cumplir los objetivos del Acuerdo de París sobre el cambio climático, así como los de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, tuvo lugar durante el Día de Acción por la Agricultura de la Asociación de Marrakech para la Acción Climática Global en la COP23.

“Ahora, los países tienen la oportunidad de transformar sus sectores agrícolas para conseguir la seguridad alimentaria para todos gracias a la agricultura sostenible y a estrategias que aumentan la eficiencia en el uso de los recursos, conservan y restauran la biodiversidad y los recursos naturales, y combaten los impactos del cambio climático ", dijo René Castro, Subdirector General de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

El objetivo principal del Acuerdo de París es mantener el aumento medio de la temperatura global por debajo de los 2 grados centígrados, y lo más cercano posible a los 1,5 grados. Alrededor de un grado de ese aumento ya ha sucedido, lo que subraya la urgencia de avanzar más y más rápido para reducir los gases de efecto invernadero que causan el calentamiento global.

Para el sector ganadero, por ejemplo, la FAO estima que las emisiones podrían reducirse fácilmente en alrededor del 30 % con la adopción de mejores prácticas.

Los impactos climáticos extremos también afectan de forma desproporcionada a los pequeños agricultores, pastores y comunidades pesqueras y forestales, quienes todavía proporcionan la mayor parte de los alimentos que consumimos en el planeta. Apoyar a estas comunidades con soluciones innovadoras, tanto para reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero, como para proteger sus comunidades, también cumple con muchos de los objetivos de, literalmente, cada uno de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible.

La FAO ha lanzado una nueva publicación, el Manual sobre la agricultura climáticamente inteligente, en el cual se detallan algunas de las acciones necesarias para transformar el sector agrícola. El libro, presentado en el evento, muestra conocimiento e historias sobre proyectos reales con el objetivo de guiar a los responsables de políticas, y gestores de programas, para que el sector agrícola sea más sostenible y productivo, a la vez que contribuya a la seguridad alimentaria y a una menor intensidad de las emisiones de gases de efecto invernadero.

La Coalición Clima y Aire Limpio (CCAC por sus siglas en inglés), uno de los organizadores del Día de Acción por la Agricultura, anunció que, durante los próximos años, van a trabajar para crear las condiciones que hagan posible la acción climática en la agricultura. El objetivo de la coalición es ayudar a que los países adquieran la confianza necesaria para fijar unos objetivos realistas, pero también ambiciosos, a partir de sus planes climáticos nacionales, o lo que es lo mismo, las contribuciones determinadas a nivel nacional.

“La agricultura es una poderosa fuente de gases de efecto invernadero como el metano y otros contaminantes climáticos de vida corta, pero tiene un gran potencial para almacenar carbono y reducir los gases de efecto invernadero en nuestra vida. Por eso, apoyamos y fomentamos que los países mejoren los inventarios de emisiones producidas por la ganadería”, afirmó Helena Molin Valdés, responsable de la secretaría de la CCAC.

En el evento, también se presentaron otras soluciones para combatir el cambio climático basadas en la agricultura. En los debates participaron representantes de gobiernos, la sociedad civil, el sector privado, jóvenes agricultores y ganaderos a pequeña escala, sistemas agrícolas tradicionales, agua, suelo, pérdida y desperdicio de alimentos, y manejo integrado del paisaje.

Entre las actividades e iniciativas recomendadas, se encontraban las siguientes:

Aumentar los flujos de financiamiento climático público y privado a la agricultura, y utilizarlos de una forma catalítica. Los flujos de financiamiento climático siguen favoreciendo la mitigación por encima de la adaptación, y se centran en su mayor parte en sistemas energéticos e infraestructuras. Estos equilibrios se deben abordar.

Incentivar las asociaciones entre el sector público y el privado. La colaboración y un diálogo sólido entre los sectores público y privado es clave para asegurar la alineación entre las políticas públicas y las decisiones de inversión del sector privado en la agricultura y en todo el sistema alimentario.

Reforzar un diálogo multisectorial y entre múltiples partes interesadas hacia enfoques más integrados. Los enfoques integrados para la gestión del paisaje requerirán una mayor coordinación de las políticas y la acción climática en múltiples entidades públicas y privadas.

Invertir en conocimiento e información. Se necesitan análisis adicionales para identificar mejor las barreras institucionales y las fallas del mercado que impiden una adopción más amplia de prácticas agrícolas resilientes al clima, y de bajas emisiones, en países, regiones y comunidades individuales.

Crear capacidades para corregir las barreras que impiden implementar la acción climática. Los productores agrícolas requieren capacidades adicionales para comprender los riesgos climáticos, y las vulnerabilidades a las que se enfrentan, y responder, así, en consecuencia.

More information: 
 


Denise Martinez, Communication officer, FAO, Denise.Martinez@fao.org
Vea el programa completo del Día de la acción en la agricultura (en inglés).