Artículo / 07 Jul, 2014
Fabius pide fin subvenciones a combustibles fósiles

El ministro francés de Asuntos Exteriores, Laurent Fabius, aseguró que si la temperatura media global aumenta por encima de los 2ºC, nadie se librará de las consecuencias. “Si sobrepasamos esos dos grados, sufriremos un caos climático, y ninguna persona, empresa, país, ni ciudad se librará de las consecuencias”, afirmó. Fabius pidió además el fin de las subvenciones a los combustibles fósiles.

El ministro francés, hizo estas afirmaciones en la ciudad francesa de Aix en Provence, el domingo 6 de julio, en el marco de unas jornadas económicas que durante tres días congregaron a unos 3.000 asistentes y 230 intervinientes.

El ministro advirtió sobre los riesgos de un cambio climático irreversible. Por ello pidió a los poderes públicos, incluido el gobierno francés, que “pongan fin a las subvenciones que dan a los combustibles fósiles”, y que “establezcan un marco claro y durable en el tiempo” para “asegurar la rentabilidad” de las inversiones en energías limpias.

El modelo fósil está agotado

Laurent Fabius pidió a los inversores internacionales que financien las energías limpias. “Desde el inicio de la revolución industrial, los combustibles fósiles han sido el principal motor de crecimiento, o al menos su compañero más fiel. Pero muy pronto, esos combustibles van a destruir más riqueza de la que crean”, dijo el ministro, que añadió que la cuestión ya no se plantea en términos de “advertencia” o “cambio climático”, sino como un “desorden climático”.

“Quiero aprovechar esta reunión de líderes para hacer un llamado (…) a los inversores privados e institucionales - fondos soberanos, fondos de pensiones, compañías financieras -, para que inviertan en lo que realmente importa a largo plazo. Porque es de ahí de donde vendrán la mayoría de la riquezas”, dijo Fabius, quien además sugirió establecer como objetivo que el 10% de la cartera de inversiones de estas instituciones se dedique a la economía verde para 2020, multiplicando así el objetivo actual de un 1%.

“Se necesitan inversiones masivas”, dijo, para cambiar gradualmente la situación actual donde “de los 1,2 billones de euros invertidos en energía, el 80% se orientan a las energías fósiles y sólo el 20% a las renovables”.

El ministro francés afirmó además que “las empresas deben publicar su huella de carbono, que ésta debe ser evaluada y ser tenida en cuenta como un criterio de evaluación, en particular – y no quiero ser demasiado provocador – por las agencias de notación”.

En 2015, Francia acogerá la Cumbre del Clima, la COP21.

Traducción realizada por la CMNUCC a partir de una información de RTL.

Crédito fotográfico: Partido Socialista Francés.