Discurso de ONU Cambio Climático / 06 Nov, 2017
Discurso de Patricia Espinosa en la apertura de la COP23

Vigesimotercer período de sesiones de la Conferencia de las Partes (COP 23), decimotercer período de sesiones de la Conferencia de las Partes en calidad de reunión de las Partes en el Protocolo de Kyoto (CMP 13) y segunda parte de la primera sesión de la Conferencia de las Partes en calidad de reunión de las Partes en el Acuerdo de París (CMA 1.2)
Bonn, 6 de noviembre de 2017

Discurso de apertura pronunciado por Patricia Espinosa,
Secretaria Ejecutiva de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático


S.E. don Frank Bainimarama,
S.E. don Salaheddine Mezouar,
S.E. doña Barbara Hendricks,
Honorable Alcalde de Bonn,
Presidente del IPCC,
Director General de la OMM,
honorables invitados,
distinguidos delegados,
estimados amigos,
damas y caballeros,

Bienvenidos a Bonn y bienvenidos a la conferencia de las Naciones Unidas sobre el cambio climático de este año.

Permítanme comenzar dando las gracias al Presidente de la COP22, el señor Salaheddine Mezouar, de Marruecos, por su liderazgo y servicio al proceso.

Su contribución es particularmente importante por haber asumido el reto de presidir la primera Conferencia de las Partes en el Acuerdo de París, tan solo dos semanas después de su entrada en vigor.

También quiero dar las gracias a los Gobiernos de Alemania, Renania del Norte-Westfalia y Bonn y, especialmente, a los habitantes de esta región, por su extraordinario apoyo al acoger esta conferencia, en esta histórica y bella área.

Gracias también por su apoyo continuo a la secretaría de Cambio Climático.

Quiero agradecer también a mi equipo, la secretaría, por todos sus esfuerzos en preparar esta conferencia.

Por último, pero no menos importante, doy las gracias a nuestro Presidente entrante de la COP, el Primer Ministro Bainimarama y a su equipo, por su disposición y dedicación para asumir este gran desafío.

Debo felicitar a Fiji y a Alemania por el espíritu de cooperación que han demostrado para hacer realidad esta conferencia. De hecho, este es un ejemplo de cómo las naciones pueden trabajar juntas para lograr grandes cosas.

Damas y caballeros…

Hace 25 años, los gobiernos se reunieron en la Cumbre de la Tierra, en Río, con este mismo espíritu.

Partieron de la idea de que el mundo necesitaba cambiar la forma en la que trata su medio ambiente.

Y a partir esa idea, se adoptó nuestra Convención y comenzó el movimiento.

Un movimiento que, hace dos años, dio como resultado el Acuerdo de París.

Hoy, en un tiempo récord, 169 países han ratificado el acuerdo, haciendo posible que pasemos de la era de la esperanza… a la era de la implementación.

Junto con la Agenda para el Desarrollo Sostenible, tenemos un camino claro para abordar realmente el cambio climático y el desarrollo sostenible.

Sin embargo, queda camino por hacer.

Esta es la conferencia COP número 23 pero nunca antes nos habíamos reunido con un mayor sentido de la urgencia; como el Primer Ministro y el Presidente de la COP22 han explicado y como nos lo han recordado estos niños maravillosos con su bella canción.

Millones de personas de todo el mundo han sufrido, y siguen sufriendo, bajo los fenómenos meteorológicos extremos.

Sentimos compasión por estas personas, por sus familias y por lo que están sufrimiento.

Pero lo cierto es que esto puede ser solo el comienzo, un adelanto de lo que está por llegar.

Tal y como informó la Organización Meteorológica Mundial hace solo unos días, 2017 será probablemente uno de los tres años más calurosos registrados hasta ahora.

Los indicadores del cambio climático a largo plazo, como las concentraciones de dióxido de carbono, el aumento del nivel del mar y la acidificación de los océanos, entre otros fenómenos alarmantes, continuarán a menos que no actuemos.

ONU Medio Ambiente ha reportado que nos enfrentamos a desafíos similares con respecto a los niveles de emisiones globales: los compromisos nacionales solo aportan un tercio de la reducción en emisiones que necesitamos para cumplir los objetivos climáticos para 2030.

El mensaje no puede ser más claro: ya no tenemos el lujo del tiempo. Debemos actuar ya.

Y es aquí mismo, en este momento donde comenzamos a hacerlo.

Tenemos unos objetivos muy específicos que debemos alcanzar mientras aquí, en Bonn.

Esperamos que estas negociaciones sean el próximo paso esencial para completar la estructura del Acuerdo de París, reforzar su impacto y cumplir sus objetivos.

También necesitamos avanzar para cumplir con los objetivos para 2020. En este sentido, los compromisos de financiación y mitigación son esenciales.

Estamos muy contentos por el entusiasmo que muestran los interesados que no son Partes: alrededor de diez mil personas han venido hasta aquí para conversar y buscar soluciones que llevar a la práctica.

Es realmente estimulante ver cómo, por primera vez en la historia, estos grupos se alinean con un acuerdo multilateral.

Estimados amigos, he citado la importancia de nuestras tareas, la urgencia con la que necesitamos completarlas, y la mayor ambición que necesitamos de todos ustedes.

Sigamos adelante.

Hagamos el trabajo.

Actuemos con un sentido de la ambición renovado.

Y cumplamos no solo la promesa de París, sino la promesa de esperanza que se le hizo a la humanidad hace 25 años en la Cumbre de Río. 

Gracias.