Artículo / 01 Nov, 2017
¿Cómo van a gestionar los residuos los organizadores de la COP23?

La conferencia de las Naciones Unidas sobre el cambio climático (COP23), que tendrá lugar del 6 al 17 de noviembre en Bonn, Alemania, está diseñada para incrementar la acción climática y un desarrollo más sostenible en todos los niveles de la sociedad. Los organizadores de la COP23 predican con el ejemplo y quieren que la conferencia se haga de la forma más sostenible posible. El equipo de comunicación de ONU Cambio Climático ha iniciado una serie especial que analizará los diferentes aspectos de la sostenibilidad, incluidos el transporte, la gestión de residuos, la restauración, la energía y la compensación del carbono. En este nuevo capítulo de nuestra serie vamos a echar un ojo a la gestión de los residuos.

Los grandes eventos internacionales, como la COP23 en Bonn, atraen a mucha gente y generan una cierta cantidad de desperdicio. Por eso, los organizadores de esta reunión prestan mucha atención a la gestión y al reciclaje de desechos, desde los envoltorios de alimentos hasta el material necesario para construir edificios temporales.

A escala mundial, la prevención y recuperación de residuos ayuda a evitar las emisiones de gases de efecto invernadero en todos los sectores de la economía. La reducción de los deshechos es, por lo tanto, esencial para alcanzar los objetivos establecidos tanto en el Acuerdo de París sobre el cambio climático como en los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas.

"Básicamente, la idea es sobre todo evitar la generación de residuos", afirma Stefanie Degreif, que trabaja para el Oeko Institut y contribuyó en el concepto de sostenibilidad de la COP23 encargado por el Ministerio de Medio Ambiente de Alemania. "Si no se puede evitar generar residuos, se debe intentar reutilizarlos. Eso significa recogerlos y separarlos, y luego reciclarlos. Solo al final del proceso, se desecha lo que no se pudo ni evitar ni se puede volver a utilizar", añade.

Ir paso a paso

La forma en la que los investigadores de sostenibilidad, como la propia Degreif, abordan el tema de la gestión de residuos en una conferencia es llevar las cosas paso a paso. "Comenzamos preguntándonos por los participantes: ¿qué hacen y qué experimentan realmente en la reunión? De esta manera, identificamos, por ejemplo, preguntas tales como 'de qué material está hecho el vaso de mi café', y así sucesivamente. Y, entonces, es cuando hacemos los cambios".

En la COP23, la mayoría de las tazas de café, por seguir con el ejemplo mencionado, serán "multiuso", al igual que la vajilla y cubertería que se utilice en los puestos donde se sirva comida. Para reducir la cantidad de botellas de agua y tazas de un solo uso, todos los participantes recibirán una botella de uso múltiple gratuita para rellenar con fuentes de agua disponibles en distintos lugares de la conferencia.

Además, si las botellas se han comprado en la zona Bonn, se alentará a los participantes a depositarlas, una vez vacías, en los contendores designados. De este modo se donará el depósito al Programa del Nuevo Mundo, una asociación entre la Fundación Coca Cola y Global Water Challenge.

Sin embargo, los organizadores no solo quieren evitar el uso del plástico. También el del papel. Contrariamente a pasadas grandes conferencias sobre el cambio climático de la ONU, en los últimos años las COP se han convertido en su mayoría en eventos con “poco papel”.

French delegation poring over paper printouts of the draft agreement
COP21 en París. Cada vez resulta menos usual que los delegados y funcionarios utilicen copias impresas de documentos

En las reuniones sobre el clima de la ONU eran usuales las copias impresas de boletines informativos, resúmenes de eventos y el programa diario. Sin embargo, hoy en día, la información clave siempre está disponible en su versión electrónica. Si se solicita, los delegados de la conferencia aún pueden obtener impresiones, pero serán de doble cara y en papel reciclado.

Facilitar al máximo la separación y la recogida de desechos

Así como el uso de papel, botellas de plástico desechables y tazas pueden, y deben, reducirse, en algún momento los participantes necesitarán tirar papel, envoltorios de plástico o restos de comida.

En la COP23, este tipo de basura se recogerá por separado, lo que no será tarea fácil.  Las costumbres en lo que respecta a la recogida y el reciclaje de desechos son muy distintas en función del origen de las personas.

Recycling bins for COP23
Gracias a los distintos colores y unos simples iconos, separar los residuos será más sencillo para los participantes.

"Estamos tratando de hacerlo lo más fácil posible", dice Marc Nettelbeck, miembro del grupo de trabajo para la sostenibilidad de la COP23. "Todos los contenedores de basura parecen iguales, pero están codificados por colores. Por ejemplo, los contenedores azules son siempre para el papel. Además, usamos símbolos y pictogramas, lo que clarifica aún más las cosas".

“Por otro lado”, agrega Nettelbeck, “si algún participante se acerca a los contenedores de basura con algo en la mano para tirar, pero parece perdido, habrá voluntarios que le ayudarán a deshacerse de los borradores de papel, las botellas de plástico, o los envoltorios de los dulces, por citar unos ejemplos”.

La gran mayoría de las estructuras temporales de la COP23 se reutilizarán

Las principales conferencias de la ONU sobre cambio climático necesitan mucho espacio. La ubicación precisa de las COP se suele conocer con relativamente poco tiempo de anticipación, por lo que es difícil realizar reservas anticipadas de espacios. Por eso, son necesarios edificios temporales para complementar los existentes en el lugar. En la COP23, la zona que acoge eventos de acción climática, eventos paralelos, exhibiciones y actividades de los medios de comunicación, así como pabellones para las delegaciones, la llamada “zona Bonn”, está compuesta en su totalidad por estructuras temporales. Incluso en la “zona Bula”, donde se llevarán a cabo las negociaciones de la ONU sobre el clima, existe una serie de estructuras temporales.

Pero temporal no significa necesariamente de un solo uso, afirma Vu Le Anh, también miembro del grupo de trabajo para la sostenibilidad de la COP23. "La mayoría de los materiales utilizados para estas estructuras temporales se usarán posteriormente para otros proyectos", dice Anh, "así que esto no es algo que se use durante dos semanas y luego se deseche".

Lo mismo se aplica a las alfombras utilizadas en los edificios temporales, muchas de las cuales están compuestas por azulejos relativamente pequeños. Esta estructura, llamada modular, ayuda a evitar el desperdicio, dice Anh. "Si hay una mancha en una parte de la alfombra, no se tiene que tirar todo, solo la parte que está realmente manchada", explica. Todas las demás baldosas se reutilizarán después del evento.

A veces, resulta imposible no generar residuos. Pero Dennis Winkler, responsable del grupo de trabajo para la sostenibilidad de la COP23, espera que se reutilicen incluso las piezas más pequeñas del material. Se ha pensado incluso reciclar la mayoría de los carteles y lienzos promocionales, y posiblemente producir bolsas con ellos, o usar el material para fabricar botellas reutilizables para COP24 en Polonia.

Consulte más información sobre la sostenibilidad de la COP23 y cómo será certificada por un verificador ambiental externo aquí.

(Imagen en la parte superior de la noticia: La COP21 en París, en 2015, fue un evento con “poco papel” en el que se evitó en gran medida el uso de este material. Se colocaron unas cajas azules para recoger el papel que al final no se acabó utilizando.)