Iniciativa / 23 Oct, 2017
#Art4Climate: Acción climática en la discoteca - Primera pista de baile sostenible del mundo

Esta es una nueva edición de nuestra serie dedicada al Arte para el Clima (#Art4Climate), una iniciativa conjunta de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) y la organización Julie’s Bicycle que muestra las obras de artistas que buscan hacer del cambio climático un asunto más accesible y fácil de entender. La idea de emprender esta serie especial surgió del Seminario Internacional de Salzburgo celebrado a principios de este año.

¿Le interesa la acción climática mundial? ¿Tiene espíritu joven? ¿Quiere conocer la vertiente más divertida de la lucha contra el cambio climático? En vísperas de la conferencia de las Naciones Unidas sobre el cambio climático (COP23), que tendrá lugar en Bonn (Alemania) el próximo mes de noviembre, un equipo procedente de los Países Bajos ha desarrollado una pista de baile donde las personas que bailan pasan de ser consumidores de energía a productores de energía limpia.

Sustainable Dance Floors (pistas de baile sostenibles), que así se llama el proyecto, comenzó su andadura una noche de 2008. El neerlandés Stef van Dongen había salido de fiesta con sus amigos y, mientras estos estaban en la pista bailando y divirtiéndose, le vino a la mente una idea: ¿qué pasaría si pudiéramos almacenar toda esta energía y convertirla en electricidad? Poco tiempo después nacía la primera pista de baile que convertía la energía cinética de los movimientos de las personas en electricidad.

Desarrollada por la empresa neerlandesa Energy Floors, esta pista de baile sostenible se ha estado utilizando desde entonces en espacios públicos, festivales de música y eventos deportivos en todo el mundo, como por ejemplo en la Hora del Planeta, el festival de Coachella, la Super Bowl y en las maratones de Berlín, Londres o Madrid.

 

El primer lugar donde se puso en marcha esta iniciativa fue en el club WATT, en Rotterdam, su ciudad natal. “En WATT compartían nuestra idea de transformar la ciudad en un lugar más sostenible”, recuerda Michel Smit, director general de Energy Floors. WATT, la primera discoteca sostenible del mundo, se alineaba con los propios objetivos de la ciudad de Rotterdam, es decir, reducir las emisiones de CO2 un 50% menos de los niveles de 1990 para 2025.

La directora de marketing y comunicación de Energy Floors, Sylvia Meijer-Villafane, afirma que la mayor parte de las veces el público se muestra gratamente sorprendido: “Al público le encanta la pista de baile sostenible. ¿A quién no le gusta bailar? Y si, además, produces energía con tus propios movimientos, ¿no es genial? Al final, esta pista de baile sostenible también recarga la energía de las personas, literalmente”.

Los elogios se les acumulan. En la conferencia de las Naciones Unidas sobre el cambio climático en 2015 en París (COP21), el director general de WWF UK aseguró que esta pista de baile era “un símbolo de lo que necesitamos de cara a un futuro de emisiones bajas”. Por otro lado, en las antípodas, el director de exposiciones del Museo de Australia en Sydney dijo que “la pista de baile es, sin duda, la exposición más popular entre niños y adultos.”

La pista de baile sostenible reúne a personas de todas las edades y de todos los orígenes (Foto: Anneke Hymmen)

La acción climática en el contexto actual

Países Bajos es uno de los países europeos más vulnerables a los impactos del cambio climático. Un tercio del país se encuentra bajo el nivel del mar, lo que significa que el deshielo de los casquetes polares podría causar inundaciones masivas. “Aquí somos expertos en la gestión del agua, pero combatir el cambio climático para prevenir que suba el nivel del mar es todavía más importante”, dice Sylvia.

Michel Smit sostiene que, para prevenir los peores impactos del cambio climático, es necesario un cambio global hacia las energías renovables. “Necesitamos acelerar la transición hacia las energías limpias. A pesar de los acuerdos internacionales sobre el clima, el abaratamiento de la tecnología y empresas y ciudades que se comprometen a funcionar con renovables al 100%, la transición hacia la neutralidad de las emisiones, o incluso una sociedad con emisiones de CO2 negativas, aun no va tan rápido como sería lo deseable”, concluye el director de la compañía.

Para Sylvia, todo empieza con tomar conciencia. “La tecnología, el conocimiento y los medios para crear un mundo sostenible ya los tenemos. Solo necesitamos convencer a la gente de que es necesario que den el paso y ‘cambien al verde’”, aseguró. Energy Floors espera conseguir este cambio mostrando a las personas que pueden comprometerse de una forma divertida. “Todos necesitamos experimentar de forma personal que podemos implicarnos en conseguir un cambio. Solo de esta manera será posible cambiar nuestra forma de pensar”, afirmó la directora de marketing y comunicación. “¿Nuestro mensaje a la comunidad internacional? Si quieres frenar el cambio climático, ¡ven a bailar!”.

 

 

La pista de baile sostenible se presentó en la Heineken House, en el festival de Coachella 2016 en California (Estados Unidos). (Foto: Benjamin Lozovsky/BFA).

#Art4Climate es una iniciativa conjunta de la CMNUCC y Julie’s Bicycle para ayudar a dar a conocer trabajos y artículos culturales recientes. Envíe sus propuestas relacionadas con el cambio climático a newsroom@unfccc.int o Chiara@juliesbicycle.com. Ayúdenos a difundir este mensaje a través de las redes sociales. En Twitter, por favor, utilice el hashtag #Art4Climate y #COP23.